sábado, 10 de julio de 2010

Estoy ahí, entre la pancarta y la bandera... ¿me véis?

Sí, estoy ahí, en el centro, entre todos, cantando y sintiéndome libre para decir lo que pienso, lo que siento, lo que me gusta y lo que necesito...
Soy consciente de que este tema aburre, lo sé, pero mi dignidad no me permite estar en silencio.
Es duro llegar a mis años y descubrir que, aquella Democracia que iba a solucionar todos los problemas de convivencia, fomentados para sus propios intereses por unos golpistas de mierda, se esté maltratando... creímos que nuestra historia personal nos garantizaba el respeto de los demás, por la cercanía del dolor y la represalia en sus diversas formas. Inocentes, ingenuos y paletos, todos, nos creímos que habíamos dado carpetazo a la injuscia, a la insolidaridad, a la sinrazón y al despropósito, al esperpento... pensamos que de repente, habíamos dejado de ser provincianos e ignorantes...
Pensamos, como niños confiados, que la palabra del pueblo era sagrada y que la soberanía emanaba de él...
Es duro, a mis años, tener que felicitar a los que han heredado las ideas, los gestos, las mañas y los chanchullos de aquellos otros que de verdad rompieron España, dividiéndola y pisoteándola vílmente hasta hacerla una parodia de sí misma...
Es duro, sí, muy duro, pero aquí dejo mi felicitación más sincera a los PPeros malos, que a juzgar por lo que está pasando deben ser todos los PPeros. Mi felicitación por el trabajo bien hecho, por haber conseguido sus objetivos, por tener las ideas tan claras, por ser persistentes, por ser implacables para defenderlos, por tener un morro del carajo para mantener sus posturas, por lo bien que saben interpretar y actuar delante de todos los españoles, porque no se les cae la cara de vergüenza, porque por fin han conseguido la división que, supuestamente, les volverá el poder que tanto, tanto, tanto necesitan y añoran... felicitaciones por conseguir camuflar sus corrupciones, por saber manipular descaradamente, por poder dormir por las noches y sobre todo, por su buena salud...
Aquí os dejo, y recomiendo encarecidamente su lectura, el artículo de opinión de Vicenç Navarro
Bueno, voy a descansar porque he estado muchas horas de pie, gritando y cantando mientras me sentía solidaria con una identidad cultural que tiene mucho para ofrecer y a la que, por muchos y variados motivos como poco, la ningunean y desprecian por In saecula saeculorum...

Informe Semanal: El Estatut tras el fallo


Queralt.

2 comentarios:

Olina dijo...

Buenos dias cargados de cerezas, eres unica, me encanta tu franqueza, un diez por tu entrada, estoy de acuerdo con ella, feliz domingo, besos

Arnau dijo...

Yo sí te veo, Queralt; como siempre.

Está claro que el PP, para ganar las elecciones generales, necesita más una Catalunya nacionalista y catalanista antes que una de socialista (como así ocurrió en las últimas). Y en eso se encuentra. Ya se sabe, el cabrón tira siempre al monte.

PD: Lo que no saben es que los catalanes somos a veces un poco rebuscados. Para eso de tocar un poco los cojones, vaya. Y pese a todo, es verdad que miramos a menudo por nuestros derechos históricos (sí, he dicho históricos), pero más miramos por la democracia cuando ésta se encuentra en peligro. Como ahora.

En fin, que los catalanes les vemos venir. Y de lejos.

Sobre las autorías:

La mayoría de las fotos que ilustran este blog las he recogido en la red y son anónimas pero, si alguien se siente vulnerado en la autoría de alguna de ellas, no tiene más que decirlo y serán suprimidas o, se hará constar el nombre de su autor.

Mi Kay, mi perrita...

Mi Kay, mi perrita...