sábado, 8 de marzo de 2014

Un gran ramo de rosas para el Día de la Mujer...

En un año horrible como el presente, compañero de dolor e infortunio al pasado y al anterior, no voy a destacar sólo a siete mujeres, como otras veces. La dramática involución social es ya un hecho y, junto a la angustia que produce la realidad que nos imponen, planea sobre todos nosotros una amenaza que puede ser aún peor que perder derechos laborales y sociales o no comer tres veces al día. Nos han quitado todo lo que nos hacía ser y sentirnos ciudadanos de primera, dispuestos a codearnos cada vez más con el mundo evolucionado y progresista que busca la excelencia en todos los aspectos que hacen, al ser humano, digno de llamarse así. Nos están robando la riqueza de nuestro país y el futuro de varias generaciones. Nos están arrebatando la vida. Nos están matando. Lo están haciendo impunemente. Se ríen de nosotros. Por todos esos motivos, dichos a modo de ejemplo pues hay muchos más, considero extremadamente necesario recuperar nuestra Historia para agarrarnos a ella con la dignidad de nuestros corazones y luchar hasta vencerlos y echarlos para siempre.
Celebremos el Día de la Mujer, que de nuevo y desgraciadamente se ha convertido en una necesidad reivindicativa rayando la desesperación, con el recuerdo de un grupo de mujeres que fueron asesinadas en nombre de una patria teñida de sangre, odio y venganza.
Va por ellas, en homenaje a su dolor, a su tristeza, al sacrificio propio y al de sus familias. Pero también, deseo y espero que nos sean un ejemplo de valentía y firmeza ante la lucha por la Libertad, la Justicia, la Igualdad, la Democracia... porque ellas y otras muchas nos lo demandan desde sus tumbas perdidas e, incluso, olvidadas, sin nombres, sin ramos de flores, sin fotos, pero creciendo desde lo más hondo, el brote primaveral de una rosa queriendo ser vida y ser libre. Aquí están algunas de ellas: Las Trece Rosas asesinadas, la Decimocuarta Rosa que tenían previsto fusilar también ese día y cuyo asesinato se aplazó y dos compañeras de celda. También quiero hacer referencia a Las Diecisiete Rosas de Sevilla.

Carmen Barrero Aguado

Martina Barroso García

Blanca Brisac Vázquez

Pilar Bueno Ibáñez

Julia Conesa Conesa

Adelina García Casillas (19 años, activista). Militante de las JSU. Hija de un guardia civil. Le mandaron una carta a su casa afirmando que sólo querían hacerle un interrogatorio ordinario. Se presentó de manera voluntaria, pero no regresó a su casa. Ingresó en prisión el 18 de mayo de 1939.

 Elena Gil Olaya

Virtudes González García

 Ana López Gallego

 Joaquina López Laffite

 Dionisia Manzanero Salas

Victoria Muñoz García (18 años, activista). Se afilió con 15 años a las JSU. Pertenecía al grupo de Chamartín. Era la hermana de Gregorio Muñoz, responsable militar del grupo del sector de Chamartin de la Rosa. Llegó a Ventas el 6 de junio de 1939.

 Luisa Rodríguez de la Fuente (18 años, sastre). Entró en las JSU en 1937 sin ocupar ningún cargo. Le propusieron crear un grupo, pero no había convencido aun a nadie más que a su primo cuando la detuvieron. Reconoció su militancia durante la guerra, pero no la actual. En abril la trasladaron a Ventas, siendo la primera de las Trece Rosas en entrar en la prisión.

Antonia Torres Llera

Concha Carretero

Nieves Torres

Eulogia Alanis García, “la cunera”.
 
Ana María Fernández Ventura, “la lega”. Vivía en el Portugalete. Que tenía unos veintinueve o treinta años. Tenía dos hijos, Luciano y Manuela, que llevan los dos apellidos de la madre por ser madre soltera.

Antonia Ferrer Moreno. Natural de Loja. Casada con Cristobal Barroso Rosado (Ronda). tres hijos. Antonio Barroso Ferrer, Francisco Barroso Ferrer y Manuel Delgado Ferrer.

Granada Garzón de la Hera, “la gitana”. 41 años. Casada con Francisco Aguilera Hidalgo (asesinado), al igual que su hijo mayor, José (19 años). Tuvo nueve hijos. Natural y vecina de Guillena.

Granada Hidalgo Garzón. Viuda. 70 años. Sabía leer.

Natividad León Hidalgo. 52 años. Casada con Antonio León García. Tenía dos hijos; uno de ellos, José León León, baja en padrón municipal al igual que ella sin causa.

Rosario León Hidalgo. 41 años. Casada con Francisco Prieto Lopez. Tenía tres hijos.

Manuela Liánez González, “la esterona”. Casada con Eduardo Rodríguez Membrilla. Fue detenida por no declarar el paradero de su marido, huido a la entrada de la tropas franquistas en Guillena. 46 años. Tenía dos hijas, Manuela e Isabel.
 
Trinidad López Cabeza. 50 años. Tuvo ocho hijos (uno de ellos murió de pequeño). Fue detenida en su casa; su hija mayor se ofreció para ir en su lugar; no volvió a ver a su madre.
 
Ramona Manchón Merino. 44 años. Casada con Antonio Palacios Garcia (asesinado), figuran 4 hijos.  Baja en padron sin causa.

Manuela Méndez Jiménez. 24 años. Casada con Manuel Domínguez Garzón (desaparecido). Dos hijos, José y Antonio, de cinco y tres años. Detenida por no revelar el paradero de su marido. 

Ramona Navarro Ibáñez. Casada con José María Macero Maya. 24 años. Con dos hijas, Antonia y Carmen. Baja en padrón municipal sin causa.

Dolores Palacios García. 46 años. Casada con Antonio Hidalgo Garzón. Tenían nueve hijos. Baja en padron municipal sin causa.

Josefa Peinado López. 55 años. Casada con Manuel Peinado Gonzalez. Tenían dos hijos, Guillermo y Cipriano (ambos eliminados del Padrón municipal).

Tomasa Peinado López. 61 años. Casada con Antonio Fernández Moray. Tenían cinco hijos, tres de ellos (Antonio, Francisco y Jose) fueron baja junto a ella del Padrón Municipal sin causa.

Ramona Puntas Lorenzo. 52 años. Casada con German Franco Santiago (asesinado). Tenia una hija, Josefa. Baja en padron municipal sin causa.
 
Manuela Sanchez Gandullo. 57 años. Casada con Emilio Valdivia Puntas. Tres hijos. Su marido fue un destacado miembro de Unión Republicana Local, no represaliado.


http://es.wikipedia.org/wiki/Las_Trece_Rosas
http://www.antifasalamanca.net/index.php?news_id=1979
http://quieneseran.blogspot.com.es/http://losojosdehipatia.com.es/cultura/historia/las-17-rosas-de-guillena/
http://armh19mujeres.blogspot.com.es/p/las-17-rosas.html

 Este año, mi blog se ha llenado de muchas mujeres, muchas más de siete... y en compañía de todas ellas os dejo, junto a la emoción de conocer sus nombres y saber de su dolor real e intransferible: el momento de su vil asesinato.

Queralt Berga.

Sobre las autorías:

La mayoría de las fotos que ilustran este blog las he recogido en la red y son anónimas pero, si alguien se siente vulnerado en la autoría de alguna de ellas, no tiene más que decirlo y serán suprimidas o, se hará constar el nombre de su autor.

Mi Kay, mi perrita...

Mi Kay, mi perrita...