domingo, 8 de marzo de 2009

Siete historias para un homenaje.

Iluminada Quiroga, fue una de las primeras mujeres que entraron en Hunosa y fue la primera pre- jubilada minera en España. Ha muerto, pero su recuerdo siempre estará entre nosotros.



Carmen Conde, la primera mujer de la Real Academia, después del rechazo que los señores académicos, mostraron hacia María Moliner, años antes. Ha muerto, pero su recuerdo, estará para siempre entre nosotros.
Miriam Makeba, pionera del activismo por los derechos que todo ser humano tiene por el sólo hecho de nacer. Icono de la lucha contra el apartheid en su país. Ha muerto, pero su recuerdo, vivirá por siempre entre nosotros.


Dolors Aleu i Riera, la primera mujer que estudió medicina en España. No fue la primera que se matriculó pero sí la que se licenció. Se doctoró en Ginecología y ejerció más de veinte años. Ha muerto, pero su recuerdo y su proeza, perdurará entre nosotros por siempre.


Mari Pepa Colomer, la primera aviadora en España, mujer de un famoso aviador. Ha muerto, pero su recuerdo, siempre estará entre nosotros.




María Moliner, no fue la primera mujer en la Real Academia, pero su Diccionario, perdura en nuestros días. Tuvo una vida digna de mencion. Ha muerto, pero su recuerdo y su trabajo, estará siempre entre nosotros.


Bertha von Sutter, hija de un conde y esposa de un barón. Escribió una novela con el título: "¡Abajo las armas!" Fue una mujer comprometida con la lucha por la Paz y la defendió en sus conferencias por el mundo. Recibió el Premio Nobel de la Paz en 1.905 (si no me equivoco, fue la primera mujer en recibirlo). Ha muerto, pero siempre estará con nosotros, su recuerdo.


Día de la Mujer.
El número siete para mi, es mágico... me pongo siete pulseras (aunque sean distintas), me como siete galletas, guardo siete pañuelos... regalo el siete de muchas formas...
Hoy, publico un humilde homenaje a las mujeres que empujaron el mundo, de la mano de siete seres ejemplares. Hay muchas más, tantas, como mujeres han poblado el planeta... pero hoy, recordaremos a las siete que os propongo.
Siete vidas, siete historias, siete proezas, siete sendas llenas de flores para siete mujeres que lloraron y sufrieron como las mujeres de la época que vivieron.
Siete recuerdos, siete descubrimientos, siete ejemplos.

Queralt.

7 comentarios:

Javier dijo...

¿Sabes lo que me fastidia Queralt? Pues que en pleno siglo XXI aun se necesite dedicar un día al año para recordar que en este mundo no todos somos tan iguales como dicen nuestras leyes. Tres mil años de historia y no hemos sido capaces de conseguir el más básico de todos los derechos, el de que cada uno sea tratado por lo que vale y no por el género que le correspondió en suerte.
Y la cosa no tiene pinta de mejorar, solo hay que salir a la calle o enchufar la "caja tonta" para ver que en algunos aspectos no solo no hemos avanzado mucho, si no que hay riesgo de que se retroceda aun más.
Bufff, hoy estoy pesimista (debe ser porque se acercan los exámenes), pero hay cosas que no mejoran con los años y este tema es uno de ellos.

Besos

Arnau dijo...

Siete grandes mujeres; la octava las recuerda.

Feliz vuelta.

allmaacuariana dijo...

Gracias por traer a éstas mujeres pioneras en su tiempo.

Fet dijo...

Setenta veces siete, serían de no haber estado relegadas por el detestable macho de la especie.

Queralt. dijo...

Javier, la realidad es, que la igualdad, aún está por llegar. Si nos fijamos aunque solo sea un poquito, veremos que hay una "lucha" en el mejor de los casos, "bajo cuerda", entre los que no quieren perder su supremacía y las que necesitan establecer su espacio vital.
Hombres como los que visitáis ésta, vuestra casa, no hay muchos.
Pero lo conseguirémos.
Ánimo con los exámenes pues, con cada uno de ellos, estás más cerca de dejarlos atrás. ¿Te imagínas?
Lo celebraremos,¿verdad?, jejejje

Arnau, ¿qué he hecho para merecer tu cariño? Por más que pienso...
Éste blog, ya no sería el mismo sin tus comentarios. ¡Que lo sepas! jejejeje

Allma, como muy bien sabes, habría que hacer una relación de mujeres extraordinarias tan grande, que no habría blog que sostuviera el peso.
Pero poco a poco, a todas les irá llegando el homenaje, no hay duda.

Fet, tienes toda la razón. Toda. Pero un día cambiará todo. Esperemos que a las féminas, no nos dé por irnos al otro extremo pues, entonces, habríamos hecho lo mismo que han hecho con nosotras.

Besitos de cereza y chocolate para todos.

Queralt.

Annabel M. Z. dijo...

Es importante resaltar la figura de las mujeres que comentas en esta entrada.
Yo tampoco soy fan de "días de", preferiría que todos los días lo fueran.
Bueno, te comentaré algo significativo de toooodo el camino que queda por recorrer, querida ^^: estoy haciendo un taller de poesía (el profe, para más inri, no va de ideología conservadora) y ni una, ni una poeta en todo el taller que ha durado unos meses. Se lo hemos comentado y ya entonces sí nos ha dicho que lee a esta y a la otra, y que disculpemos por no haber introducido ninguna poeta en el programa. Me parece sintomático de la situación que todavía vivimos: tenemos que conseguir el doble para estar igualmente consideradas. Bah, deprimente.
Un soplo de pétalos de cerezo, y una tacita de té sakura para olvidar los disgustos. ;)

Arnau dijo...

No es lo que haces, Queralt, es lo que transmites.

Sobre las autorías:

La mayoría de las fotos que ilustran este blog las he recogido en la red y son anónimas pero, si alguien se siente vulnerado en la autoría de alguna de ellas, no tiene más que decirlo y serán suprimidas o, se hará constar el nombre de su autor.

Mi Kay, mi perrita...

Mi Kay, mi perrita...