jueves, 12 de marzo de 2009

Reivindico a Rubianes.



PEPE RUBIANES.

http://es.wikipedia.org/wiki/Pepe_Rubianes

http://www.soitu.es/soitu/2009/03/10/tveldescodificador/1236660929_833070.html



Cuando Pepe nos dejó, y por cuestiones de tiempo, me limité a dejar algunos comentarios en páginas amigas donde se rendía homenaje a su recuerdo, sin embargo, harta de leer y de soportar los insultos y el desprestigio profesional con el que han querido despedirle algunos, me sumo al reconocimiento que se merece y reivindico a Pepe Rubianes y el derecho que tengo a valorar su humanidad.

A lo largo de los años he podido comprobar, ayudada por la distancia física que me separa de mi tierra, que el humor catalán es "especial", tiene una chispa irreverente, un olor mordaz, una textura casi suave pero con unas conclusiones sacadas de la propia vida y a veces tan directas, que apabullan a los que no se sienten cercanos a semejante explosión de sencillez y naturalidad. No digo que sea un humor sencillo de entender, digo, que es el humor que se hace y que entendemos en Catalunya. Tampoco digo que no entendamos o valoremos otro tipo de humor. Pepe Rubianes no era catalán, pero estaba tan integrado que lo parecía. Éso, no es malo ni bueno, pero era así.

A muchos les molestaba lo escatológico e irreverente de Pepe, pero Pepe Rubianes era así y, para quererlo, no había que hacer ningún esfuerzo. En mi recuerdo siempre estará ése personaje alegre y creativo que te obligaba a reir en las entrevistas y en el teatro. Un personaje siempre atento a lo que ocurría a su alrededor y dispuesto a denunciar lo que le parecía obsceno. Un hombre vivo y lleno de recursos y de ingenio que usaba para hacerte sonreir.

Pepe, buen viaje de vuelta.

Queralt.

13 comentarios:

Evitadinamita dijo...

Desde luego recuerdo muchísima risa gracias a delirantes entrevistas. De hecho creo que es la persona que más me ha hecho disfrutar de ése formato periodístico.
Ningún homenaje a Rubianes estará de más, todos los que le hagamos serán merecidos.
Por cierto, Queralt, los de Elgorriaga han visto tu blog o algo, porque te han plagiado la idea de la merienda "pan y chocolate" =O
Ayer lo ví en la tele por primera vez y me acordé de tí... ;)
Muchos besos.

Arnau dijo...

Efectivamente, Rubianes fue un actor, un hombre, con un innato sentido del humor. Creo que su problema no fue la formalización gruesa de sus monólogos, fue su contenido. Y eso, la caverna, nunca se lo perdonó. En otras palabras, él fue un demócrata sin complejos desde que nació; y otros que lo intentaron ser a partir del 2000 y con mayoría absoluta no se lo condonaron.

Fet dijo...

Fue feliz.

Javier dijo...

Era un crack, muy especial... pero un crack.

Javier dijo...

¿L'Ovella Negra?. ¿Es el está cerca de la calle Marina y Almogàvers?.
¿Mesas de madera, restos de calimocho por el suelo...?
ostias ese es uno de los históricos.
Siglos hace que no entro... sniffff

Queralt. dijo...

¿Aún existe? ¡¡¡Mammmmma mia!!!Paredes de ladrillo, escalón más o menos en el medio del local, mogollón de cosas colgadas por las paredes... aroma a viejo sin duda y, me gustaría, que alguna de mis sonrisas y esperanzas, anduvieran flotando de aquí para allá mezclándose con las nuevas risas y las nuevas ilusiones... si es que quedan, con el mundo que hemos hecho...
Te pido un favor, si vas alguna vez, bébete una cerveza negra a mi salud (en mis tiempos no tomábamos calimocho), y brinda por las utopías, en voz alta.
¡Qué cosas! Yo pensaba que ya no existiría.

Arnau dijo...

¿L´ovella negra? Quien dice, Queralt y Javier y un menda, que ya entonces un inocente cruce de miradas ya presagiaba una posterior amistad inter espacial.

Queralt. dijo...

¡No me lo puedo creer! jejejejje
¿En algún momento, cruzaríamos miradas o pasos de ida o vuelta?
No coincidimos con la edad, creo, así que, puede que no fuera así pero, ¿os imagináis que sí lo fuera? En fin, yo creyendo que el local no existiría ya y ahora no solo me entero de que sigue funcionando sino que, dos de mis ciberamigos, lo conocen...
La vida es un pañuelo, y en estos casos, los tópicos son necesarios así que, no me lo reprochéis, jejjeje.
Un año de estos, tendremos que hacer una reunión allí, no puede ser de otra manera.
¿Estáis de acuerdo? Un año de estos, o sea, antes de morirnos, jejejeje
Besitos de chocolate a los dos.
Por cierto, ya solo queda que conozcáis El Drac Roig de Cerdanyola y el Moustache de Mollet... jejeje, sería de traca.
Más besitos.

Arnau dijo...

¿Moustache de Mollet, Queralt? ¿Me estás subestimando? No fue una discoteca vital en mi adolescencia, pero te sorprenderían mis bailoteos en sus pistas, los coches embarrados en su aparcamiento de tierra y el daño que hacíamos (es un decir) en su interior junto con mis amigos. Vivo cerca de Mollet, y aunque no era nuestro ámbito de preferencia nos dejábamos caer bastante por ahí. Fantástica discoteca. Ya ves, Queralt, l´Ovella negra forma parte de mis asuetos estudiantiles y el Moustache de mis asuetos epidérmicos. Con el Drac Roig no tengo el gusto.

Javier dijo...

Je je je. Solo teneis que poner día y hora. En tu próxima visita a la ciudad condal, por ejemplo.
L´Ovella negra es donde nos reuniamos la banda antes de salir a empapelar la ciudad o a planificar la revolución que no podia tardar en estallar. Eramos un pequeño grupo de asociales, pero en l'Ovella no desentonábamos. Cada uno estaba a su rollo y eso era una maravilla.
Ya te digo que con estos antedecentes no puedo ser muy normal.

Lo de Moustache lo siento, pero las discotecas no eran lo nuestro.

Queralt. dijo...

Arnau, no podía imaginarme que hubieras bajado nunca aquellas escaleras empinadas y hubieras bailado en alguna de las tres pistas del Moustache. Recuerdo aquellos tiempos con un cariño tan especial, que lo añoro muchas veces. Me subía a los podios de la pista grande (ahora no puedo entender cómo podía hacerlo) y bailaba, bailaba sin parar el rítmo frenético y, cuando cambiaban, me iba a la otra pista. Os contaré que, un grupo africano quiso llevarme de gogó, jejejje. Sólo de imaginarme diciéndoselo a mi padre me daban los siete males, jejjeje.
Allí conocí a un andaluz muy simpático que me enseñó a bailar el rock y, la primera vez, salí disparada por el suelo al soltarme de su mano... jolín, qué cosas...
Yo vivía en Ripollet así que, cuando iba a Mollet era en un autocar que salía de Cerdanyola y que nos llevaba directamente. Y a la vuelta si lo perdías, te quedabas tirada en Mollet pues no había buena comunicación. Una vez me pasó, y tuve que estar hasta casi media noche esperando un tren que llevaba a Cerdanyola y de allí a pie hasta casa. Me ayudó un amigo, negro y enorme, que peinaba mi melena con sus dedos... él me acompañó. Vivía en Granollers y ya no recuerdo su nombre. Una pena.
Al Drac Roig iba cuando no tenía pelas, porque nos dejaban entrar gratis casi siempre pero es que además, era más barato. Y sobre todo, como era propiedad del tío del chico que me gustaba, siempre tenía la esperanza de encontrármelo. Allí ví a Serrat por primera vez así que, estará siempre en mi corazón. Aunque en el Moustache, con los "dólares" que me dában, también entraba gratis a veces y siempre tenías consumición. Aún tengo alguno de los dólares por casa.
Javier, estoy segura, de que lo que más me atraía era el ambiente subversivo que caracterizaba el lugar, aunque, desde mi ingenua y romántica visión de la vida, no era capaz de darme cuenta en aquellos días.
Bueno, os deseo un lunes tranquilo y amable, recordando pequeñas cosas de aquellos tiempos pues, supongo, estaréis tan motivados como yo, ¿no? jejejje
Besitos de cereza y chocolate.

Arnau dijo...

"Ritmo frenético, grupo africano, gogó, negro y enorme que peinaba mi melena con los dedos…" Ay, Queralt, juventud, divino tesoro. Siempre he pensado que eres un cielo, y esto lo acredita. Lo mío fue bastante más terrenal.

Queralt. dijo...

Yo estuve muchos años en un colegio de monjas, Arnau, y eso, además de enfermarnos de por vida, nos incapacitaba para ser tan terrenales "como los chicos"
Poco a poco, la vida nos enseñó que, la propia vida, era mucho más sencilla de lo que nos habían enseñado a través de los tabús y los prejuicios.
Sí, la juventud es un tesoro que se pierde con los años, jejejje.
Pero no me arrepiento de nada, a no ser quizás, de no haberlo vivido con más intensidad y con menos miedo.

Sobre las autorías:

La mayoría de las fotos que ilustran este blog las he recogido en la red y son anónimas pero, si alguien se siente vulnerado en la autoría de alguna de ellas, no tiene más que decirlo y serán suprimidas o, se hará constar el nombre de su autor.

Mi Kay, mi perrita...

Mi Kay, mi perrita...