martes, 8 de marzo de 2016

Las siete mujeres de este año...


 Un año más... pero nunca alcanzaré a homenajear a tantas como se lo merecen: TODAS.
  A la mayoría de los que pueden empezar a cambiar las cosas, no les importa vernos muertas...ni que el mundo sea una parodia de hipocresía, algo patético y aberrante, una crueldad... la maldad, que trasciende y se hace masa pestilente...
Las siete mujeres de este año, son seres extraordinarios, como todas ellas. 
Aquí las dejo, para que lo disfrutéis.


Gracias, María Dolores.
Por ser y por estar.
Por tus sacrificios y por tu generosidad.
¡Qué guapas son las mujeres con el puño en alto!

 Juana Doña Jiménez

Gracias, Juana.
Por resistir y por contarlo.
Para que, todo aquél que quiera, pueda recordar y calibrar la infamia.

Bellas mujeres, las luchadoras...


Sarla Thakral

Gracias, Sarla.
Por el empuje y el entusiasmo.

Gracias por enseñarnos a soñar y gracias por convencernos de que se puede conseguir.
Grandes mujeres, las que consiguen volar sabiendo lo que quieren...


Maud Wagner 

Gracias, Maud.
Por ser fuerte y romper moldes, pisotear los miedos y expandir coraje.
Gracias por tu arte y gracias, por sacudir prejuicios.

Grande la mujer, que tatúa y canaliza su energía.


Jeanne Manford

Gracias, Jeanne.
Por empujar a los estúpidos y demostrarles que a un ser humano se le ama sin condición.

Por ayudar a tu hijo y los hijos de los demás.
Gracias por las sonrisas que suavizaban la situación ridícula, que siempre promueven los cortos de corazón.

Inconmensurables las mujeres que, siendo madres, empujan el mundo.


Annette Kellermann

Gracias, Annette.
Muchas gracias por enseñarnos la rebeldía.
Por mostrar tu independencia y decidir que las enaguas sobraban.

Gracias por dejar tu ejemplo que, como todas las gestas, son imborrables.
Intrépida la mujer que no se deja convencer... y grande.


Marina Ginestà Coloma

Gracias, Marina.
Gracias por tu entrega, por tu sacrificio, por tu generosidad.
Gracias, por esa imagen que siempre nos acompañará.
Gracias por seguir los pasos de tu familia para dejárnoslo como legado.
Grandes las mujeres cuando defienden, muy grandes, aunque sean niñas...


Doña Juana
 
A todas las mujeres libres

El amor toma formas caprichosas.
Algunas veces, el amor es la lluvia
fina e imperceptible
que acompaña las tardes oscuras de noviembre.
El amor como un viaje a lo desconocido,
a lo más inquietante de nuestra propia esencia,
es un viaje de ida.
Eso Juana lo sabe.

También conoce el riesgo porque ha visto
el abismo insondable que se extiende
justo donde comienza el desamor.
No le importa reptar a trozos el camino
a cambio de sentir como muy pocos
la libertad auténtica.

Por eso,
Juana hace llorar y también llora
lágrimas plateadas que sueñan con delfines.

Es capaz de apostar todo su reino
por un segundo de ojos infinitos
por una fusión lenta de su alma
en medio de las almas.

Dulce refugio contra la tormenta,
en el cuerpo de un hombre ama a todos los hombres,
la piel dorada y fuerte se diluye en un manto
confortable que abriga los recuerdos.

Al final del camino, está segura
de que ha ganado siempre
las cosas que ha perdido.
Cada versión distinta de sí misma
que otras manos le han ido regalando
es una muestra de todas las vidas
que a Juana le han cabido en una vida.


(Raquel Lanseros, de "Diario de un Destello")

(Fuente: Hipogeo )


Queralt Berga.

martes, 6 de octubre de 2015

El día, ha llegado...


Con unos días de retraso, traigo la Nota que publiqué en Facebook, con motivo de las elecciones catalanas.
El día, ha llegado…
Con amenazas, con engaños, con miedo, con ilusión, con esperanza, con indiferencia… con un fuerte despliegue de robocobs, con tanques de agua, con multitud de policías camuflados… como si Catalunya fuera un punto de conflicto bélico: ¡¡¡Más leña!!! ¡¡¡Es la guerra!!!
Se ha dicho que si esto no es legal, que si lo otro no puede ser, que si lo de más allá es una locura… y también ha habido opiniones contrarias, respetables y argumentadas pero, ¿qué más da? Lo importante no es el diálogo, es el enfrentamiento, la condición caduca de los que creen que prohibiendo y oprimiendo van a conseguir más obediencia y sumisión.
Ah, aquél lema de mi juventud: “Prohibido prohibir” qué lejos queda. Qué de cosas han pasado mientras perdíamos la inocencia hasta llegar de golpe a la sinrazón. ¿Cómo pudimos creer en la bondad de un sistema tan ingenuamente, permitiendo que nos estafaran? Nos han engañado, haciéndonos creer que de verdad nuestros derechos eran sagrados. Y ahora, aquí estamos, con un mondongo de narices y cada uno opinando según le conviene la mayor parte de las veces y el resto, haciendo sus gracietas y chistes crueles.
Los hay que te fuerzan a tomar partido… los hay que te ponen la etiqueta sin haberte escuchado… los hay, que les importa un carajo lo que piensan, sienten o esperan los catalanes y mucho menos lo que les pase y, “si quieren independizarse, pues que se vayan a tomar por culo de una vez y no jodan más” Sí, ya sé que no es un lenguaje apropiado para una señora de casi sesenta años, pero es así como lo escucho y de la misma manera os lo transmito.
Mañana la sociedad catalana irá a votar. Cada uno con su vivencia vital, con sus incongruencias, con sus teorías sujetas por alfileres. En el momento de poner su papeleta en la urna, no recordarán que Mas fue el primer recortador oficial del reino, de un reino impuesto y no elegido. No les vendrán a la mente sus cuitas con los bancos, con los hospitales, con la oficina del paro… porque les han ofrecido la esperanza. Y están en su derecho de querer vivir mejor, de querer dejarles a sus hijos el mundo que soñaron, de Justicia e Igualdad.
Se han tenido que unir, en éste cruce de caminos, una estafa mundial y una estafa estatal para conseguir que el seny, nos lo pongamos por barretina.
Creo que Mas se metió en un jardín, creyendo que sería oído y reconocido pero, confluyendo en ese cruce, estaba el Partido Popular, con sus vicios, con sus caspas, con sus añoranzas, con sus pretensiones de reconquista y, al frente de todo ello, el personaje más dañino que ha tenido España en siglos. Creo que a Mas no le ha quedado otra que seguir adelante, quizás hasta sorprendido de ver la reacción popular… pero Mas, no ha sido el que ha puesto a Catalunya contra las cuerdas, lo han hecho las campañas orquestadas por un partido que ha hundido a España en la miseria y en la desesperación. Ha sido el Partido Popular la gran fábrica de independentistas compañeros, haciéndole el trabajo a un grupo de políticos que, de repente, se han visto ante unas oportunidades que ni por asomo, esperaban.
Durante mucho tiempo, grité con todas mis fuerzas para que la gente, aquí y allá, comprendiera que el enemigo común, en aquél momento y aún a día de hoy, era el PPartido PPodrido, que debíamos luchar para echarlos para siempre de nuestras Comunidades, de nuestros Ayuntamientos, de todas las Instituciones del Estado y después, una vez todo recolocado y orientado debidamente, empezar con las negociaciones para hacer de nuestra Constitución, una vía en la que todos, nos sintiéramos cómodos.
Llegados a este punto, habiendo reconocido en muchas ocasiones que no soy independentista y después de argumentarlo hasta la saciedad, quiero dejar claro que mis lealtades siempre estarán al lado de la gente y de lo que quiere, de lo que necesita, de lo que busca, de lo que proyecta, de lo que espera, de lo que sueña… y, como creo que seguimos viviendo en un Estado de Derecho en el que se puede opinar libremente, envío mi apoyo más incondicional a mis amigos, conocidos y familiares que mañana, espero, no falten a la cita con las urnas. Sin miedo, dando ejemplo, como siempre, de respeto y convivencia, algo con lo que crecí y a cuyo valor sigo aferrada, además de habérselo transmitido a mis hijas.
Hay mucha incomprensión calculada, inducida. Hay muchas mentiras y muchos engaños, mucho provincianismo, mucho inculto, mucho irresponsable… muchos intereses creados, en fin, con los que las buenas personas que quieren evolucionar, no se dejan influir.
La Libertad sólo es una, compañeros: LA LIBERTAD, sin eufemismos, sin adjetivos, sin mordazas, sin amenazas. No olvidemos que hoy, vienen a por unos pero mañana, llegarán a por los siguientes, porque el partido que nos desgobierna, ha cruzado todas las líneas rojas, destrozando todos nuestros derechos.
Luchar por la LIBERTAD de unos, es luchar por la LIBERTAD de todos. Incluso, de los que se benefician de ella sin reconocérsela a los demás.
Cuando el pueblo escocés votó, tuvo nuestro respeto… mi respeto, para el pueblo catalán.
Y siempre, VISCA CATALUNYA.
  
Queralt Berga.


viernes, 12 de junio de 2015

Kay...



No quiero esperar al día que hace un año… te echo de menos, Kay…
“Soñaba que te buscaba debajo de la cama, detrás del sofá, camuflada entre las cortinas del salón, pero no estabas… y te llamaba, con ganas de darte una achuchón. Al despertar, sentí que estabas aquí muy cerquita, junto al calor…"

Queralt Berga.

domingo, 12 de abril de 2015

Hay amores que matan…


Hay amores que matan…

“Amores queridos”, para algunos, es descargar un puñetazo donde un día hubo un beso. “La maté porque era mía” dicen otros, después de limpiarse las manos de sangre y de culpa.“Los amores reñidos son los más queridos” dice el refranero y, los palurdos, se lo creen.
Querer, amar, es un ejercicio de libertad y respeto que produce bienestar y nos gratifica todos los días de nuestra vida.  Es el camino hacia la evolución personal y la forma de crecer y de ser importante, valioso, para la sociedad y para la propia Humanidad.
Los españoles vivimos pegados al complejo de inferioridad con el que nos bautizan y a un sentido del ridículo exagerado como consecuencia, al igual que las moscas se churrascan en las bombillas. Durante unos años, hemos creído que lo habíamos superado… ¡qué ilusos! Lo llevamos en los genes, en las costuras del tabardo añejo, debajo de las uñas revuelto en mierda, enroscado en el moño y estampado en el DNI junto al nombre. La ilusión ha durado poco, aunque algunos lo han aprovechado muy bien: nuestros hijos son la generación más y mejor preparada de la Historia de España. Pero, el estigma, es más fuerte que ellos, porque lo han mamado y porque se lo hemos tatuado en la piel a base de mensajes subliminales, ya que no hemos sido capaces, sus padres, de sacudirnos la mediocridad y el provincianismo que nos mantiene atados al siglo XIX.
Los usos y costumbres de una sociedad patriarcal, retrógrada e indigna, siguen circulando por nuestras venas y así, convivimos con el machismo y con la injusticia, de igual forma que aceptamos la crueldad impuesta a los animales o el choriceo de los que deberían ser ejemplo de honradez.
Como sociedad, somos una gran pantomima, por no decir una enorme mierda. Todo está del revés. Hemos empezado el castillito por las almenas… y encima, no sabemos limpiar y sanear nuestras casas, nuestras vidas, nuestras ideas. Nos conformamos con aparentar inteligencia porque pensar, agota. Nos dejamos engañar como a niños, aunque la ingenuidad no es el motivo de nuestro descalabro, sino la desidia, la pereza…porque, no sólo pensar cansa mucho, también responsabilizarse como individuos de ésta sociedad tóxica, pestilente, dañina y desagradable.  
“Quien bien te quiera, llorar te hará”, y los desalmados no nos dejan borrarlo de nuestro ADN. Aunque hay quien ni se lo plantea.
“No hay mal que cien años dure”, ¿de verdad? ¿Alguna vez llegaremos a ser adultos?¿Conseguiremos algún día, tener conciencia de nuestro compromiso como seres humanos en este mundo, que deberíamos hacer entre todos?
¡No miréis para otro lado! ¡Que va con vosotros también! ¡Que no estáis contemplando un cuadro que no entendéis! ¡Que no es una película lo que pasa todos los días delante de vuestros ojos! ¡Que somos responsables de lo que hacemos y de lo que no hacemos! ¡De lo que defendemos y de lo que nos callamos!
¿Te crees, tú que me estás leyendo, que escondiendo la cabeza, eres ajeno a lo que está pasando?
El viaje al pasado que nos han impuesto, nos está llevando inexorablemente a la destrucción, pero aún hay intención de voto dirigido al PPartido PPodrido, por encima de nuestras posibilidades.
¿Te da una paliza de muerte y sigues con él, incluso defendiéndolo? ¿Te crees sus excusas, sus justificaciones, sus mentiras? ¿No eres capaz de abrir los ojos y querer ser libre para vivir tu vida lejos del maltrato y la dominación? ¿Te crees que no puedes? ¿Que no sabes?
Te han convencido para creerlo.
No es verdad.
Se aprende y se puede.
Sé libre.
Escucha.
Medita.
Analiza.
Actúa.
Yo lo hago, para dejarle un mundo mejor a tus hijos y a los míos.
Es nuestro deber y nuestra responsabilidad.


Queralt Berga.



¡Estoy muy harta!


Estoy muy harta de que me llamen radical. Además, me parece increíble que, personas que dicen conocerme, me llamen así. A mí, que si algo me ha definido en toda mi vida, ha sido mi capacidad innata para la conciliación, me llaman radical... yo, que soy la perfecta maestra de ceremonias, el ama de llaves ideal... me llaman radical. No sé hacerme bonitos peinados, ni recuerdo cómo hacer una ecuación correctamente pero, os aseguro, con toda humildad, que si algo soy, es vehemente. ¿Eso es ser radical? ¿Opinar sobre las barbaridades que nos están haciendo, es ser radical? ¿Intentar concienciar a una sóla persona, es ser radical?
No voy a cambiar. Pero no soy radical de izquierdas, soy una persona sensibilizada con el dolor y la injusticia y seguiré gritando mientras pueda. Los radicales son los que nos están haciendo un golpe de estado lentamente, los que están provocando miles de suicidios. Los que están dejando sin comer a la mayoría de los niños españoles, los que nos han quitado la Libertad de expresión, los que han expulsado a nuestros hijos al extranjero, los que se ponen medallas orgullosamente diciendo que todo va bien porque todo lo han hecho perfectamente. Los que nos han robado, los que nos han dejado sin patrimonio, los que nos quieren ignorantes y callados, sumisos. Los mentirosos, los crueles y malvados. Y me da igual en el partido que militen o al que le tengan simpatía. Nunca, jamás, a lo largo de la Historia de la Humanidad, la Justicia Social se ha conseguido en mayor o menor medida, gratuitamente, siempre se han pagando abultadas facturas: sangre, muertes, dolor, sacrificio, generaciones perdidas, etc., así que, si gritar que estamos echando a la mierda el esfuerzo de nuestros antepasados, mientras miramos para otro lado, es ser radical para muchos, creo sinceramente, que tenemos un grave problema como sociedad y como seres humanos.
Me llaman radical para ofenderme. Pero lo que me ofende, es la crueldad de los que deberían trabajar para todos y la indiferencia de los que se creen que la lucha por la Justicia y la Igualdad, no va con ellos. Un día no muy lejano, afectará a vuestros hijos, imbéciles.


Queralt Berga.


domingo, 22 de marzo de 2015

Mariano Rajoy Brey se ha quitado la careta... ¡hay que echarlos!



Hoy me he entretenido viendo varias películas. De la primera no voy a hablar porque era un telefilm de ésos que sólo sirven para ir cerrando el ojo de vez en cuando. Después, ya más consciente de lo que nos rodea, me he decidido por “Hechizo de Luna” porque, sinceramente, tenía necesidad de desprenderme de tanta estupidez electoralista y además, porque en los títulos de crédito, canta mi adorado Dean Martin. La siguiente ha sido “Tiempo de Matar” (A Time to Kill),  porque, aunque ya la he visto muchas veces, no he podido resistirme a revivir una vez más ése momento de impacto, cuando el abogado hace su alegato final en defensa de un padre que ha matado a los violadores de su pequeña hija, lleno de desesperación ante las barbaridades que ha sufrido la niña. Para mí, ese momento es mítico en la defensa de la igualdad entre las personas. La película está llena de idealismo y rabia, de lucha, de humillación, de dolor, pero al final nos consuela la esperanza porque podemos sentir, que se pueden cambiar las cosas, que las injusticias pueden acabarse, que las personas podrán un día vivir en paz, respetándose mutuamente. Los diálogos de esas películas y lo que ocurre en ellas, nos muestran qué camino es el honesto y cuánto valen nuestros valores y los principios de humanidad y justicia social que tanto necesitan los seres sometidos, dominados o aplastados por tantos prejuicios y tanta crueldad en nombre de una supremacía absurda por falsa. También acostumbramos a idealizar lo que parecen pequeños gestos, pero que cambian puntualmente la realidad de los que sufren y a veces, hasta ayudan a modificar leyes y costumbres en beneficio de todos. Al idealizarlo, si hace falta, somos capaces de vernos como el mismísimo Robin Hood levantando un arco justiciero, pues son historias lejanas que no nos comprometen y que no parecen afectar directamente a nuestras vidas.
El romanticismo me ha marcado y, como no podía ser de otra forma, mis ideales también lo son. Sin embargo, eso no significa que sea una blanda, azucarada y meliflua mujer que prodiga mimitos o los exige, no. Creo en mis ideales, románticos porque se basan en la sensibilidad, en la utopía de un mundo mejor, pero soy consciente de la lucha que supone su defensa y, si hace falta dar la vida, se da.
Hace años, creía sinceramente que yo era un ser desfasado, casi decadente, porque mi discurso vital no encajaba ya con la realidad en la que vivíamos pero, lamentablemente, los nuevos tiempos, han exacerbado mi condición natural a la reivindicación social.
De modo que, aquí estoy, con las venas cargadas de argumentos para gritarle a quien haga falta, que ya está bien de hipocresías y sandeces. La Justicia siempre es Justicia, en una película, en América, en una fábrica y hasta en el Parlamento español y en La Moncloa, por no hablar de “la casita del príncipe” ya que ni siquiera la tengo en cuenta.  
Los que creen en la igualdad de oportunidades y en la lucha social, ¿dónde están? ¿Dónde están los que creen que es justo que todos podamos comer y vivir con dignidad? ¿Dónde están los que darían la vida por sus ideales, por sus hijos, por su futuro? ¿Dónde están? ¿Dónde están todos esos que se emocionan al ver en una película que la justicia prevalece? ¿Dónde? ¿Qué más tiene que pasar para que salgan de su escondite? Porque, ¿habéis oído a Mariano Rajoy Brey en sus últimas intervenciones? Que si adanes, que si zascandiles… ¡por favor! ¿No os dais cuenta de que ya van dando los últimos pasos para someternos definitivamente? ¡Que nos están haciendo un golpe de estado a cámara lenta! Es como el sapito dentro de la olla, que no se da cuenta de que el agua se va calentando y llegará a hervir.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha reivindicado una vez más este sábado que la recuperación económica «ya es un hecho» y ha advertido, a su vez, de que la gestión no se puede dejar ahora «en manos de amateurs» después de que el PP «haya tenido que hacer todo este esfuerzo en solitario». «Tenemos que impedir que los 'adanes' de la política que florecen por doquier vuelvan a colocar a España en la misma situación de hace cuatro años»
“Rajoy ha recalcado que su partido «no es un perfecto» y le ha tocado «bailar con la más fea», pero «ha cogido España, estamos aquí y hay que decir que lo peor ya ha pasado». «El PP está aquí a disposición de los españoles, no de los zascandiles», ha subrayado (http://www.abc.es/espana/20150321/abci-rajoy-presidente-valencia-201503211242.html )

“Asimismo, aseguró que el PP "no es un partido perfecto" y le ha tocado "bailar con la más fea", pero recalcó que "está aquí a disposición de los españoles, no de los zascandiles". Rajoy también advirtió de que "no se puede gobernar como algunos pretenden porque requiere tener una cierta experiencia, trabajar, tener aguante, estudiarse los temas". "Este no es un problema para amateurs porque una cosa son los comentaristas y otra los que tienen que gobernar", subrayó Rajoy, que se preguntó: "¿dónde están ahora los que entonces daban lecciones?".” (http://www.infolibre.es/noticias/politica/2015/03/21/rajoy_aprovecha_jornada_reflexion_para_atacar_los_quot_adanes_quot_politica_que_quot_florecen_por_doquier_quot_30184_1012.html )

El terror se está apoderando de mí. ¿Sois capaces de entender lo que hay entre líneas? Nos está diciendo, que somos incapaces de gobernar nuestra vida y de saber lo que queremos, así de claro, porque “ellos” son los preparados, los capaces de entender y estudiar “los temas” y, para que la realidad los asista, nos están quitando todas las vías de desarrollo personal y profesional porque nos quieren incultos y sometidos. Mariano Rajoy Brey no nos engaña, nos está diciendo lo que piensa y lo que siente, y aquí os pongo un enlace con dos artículos suyos para que lo comprobéis, pues en ellos lo deja muy claro: la plebe, no está capacitada para entender el mundo y saber gestionarlo, ésas cosas hay que dejarlas en manos de las familias poderosas y sus descendientes pues, al parecer, están tocados por el dedo divino: http://haciendobolillos.blogspot.com.es/2013/05/autorretrato-de-mariano-rajoy-brey-ahi.html
Estamos volviendo a la dictadura, a los tiempos de desamparo e ignorancia, a la barbarie, al señoritismo, a la desigualdad más absoluta. ¡Lo estamos permitiendo!
Mariano Rajoy Brey ya se ha quitado la careta, ahora va a por todas.
Lo que ocurra mañana domingo en la jornada electoral de Andalucía, nos puede ayudar a cambiar el horrible pronóstico, aunque no echaré sobre los andaluces el peso de la responsabilidad como si sólo de ellos dependiera pues, hoy sábado, las Marchas de la Dignidad, no han traído a Madrid a todos los millones de personas que deberían haber venido. ¿Qué nos pasa? Lo que estamos viviendo no es una película y, desde luego, Robin Hood no vendrá a quitarle al rico para que coma el pobre, eso es algo que tenemos que volver a hacer nosotros, ya que no hemos sabido defender el esfuerzo de nuestros antepasados ni conservar su legado, permitiendo que vuelvan los herederos del dictador a destrozarlo, como los islamistas radicales han destruido tesoros de la Humanidad, impunemente.
Quiero contener mi rebeldía y confiar en que la mayoría de los españoles, hoy, no son como ayer.
¡A llenar las urnas, andaluces!

Queralt Berga

domingo, 8 de marzo de 2015

Mis siete mujeres fantásticas...


Te lo mereces todo, mujer, por ser tú y por llevar en tu piel tatuadas las lágrimas milenarias de la soledad y la injusticia.
  Este año, siete nuevos nombres de siete mujeres extraordinarias.
 Va por todas ellas y por todas las mujeres del mundo que, en este momento, están sufriendo el dolor que el poderoso impone.
Gracias, Simone, por tus reflexiones: "Los pobres están tan explotados que no tienen la fuerza de alzarse contra la opresión y, sin embargo, es absolutamente imprescindible que ellos mismos tomen la responsabilidad de su revolución. Por eso es necesario crear condiciones menos opresivas mediante avances reformistas para facilitar una revolución responsable, menos precipitada y violenta." y por tu compromiso con los españoles en la lucha contra el fascismo.
Todo mi respeto.


Gracias, Malala, por tu fuerza y coraje, por tu valentía y por tu ejemplo.
Todo mi cariño y respeto.


Gracias, Emmeline, por tu lucha en favor de la mujer y de su derecho al voto. 
Gracias por tus días de cárcel y por tus empujes a la sociedad que viviste, para dejarnos un mundo mejor.
Todo mi respeto y admiración.


Gracias a esta mujer anónima ucraniana que, con su mirada baja, sabiendo a lo que se enfrenta, hace que la locura se refleje en su espejo. 
Como no tengo forma de saber quién es, simbolizo mi humilde homenaje hacia ella, a travás de la mujer que hizo la foto: Ana Nance.
Gracias a las dos, a una por darnos ejemplo y a la otra, por estár ahí y difundirlo.


Gracias, a todas. 
Por estar ahí y demostrarnos que si se quiere, se puede.
Por el ejemplo y por la fuerza arrolladora que trajisteis a Madrid.
Todo mi respero y admiración.


Gracias, Aung San Suu Kyi, por el sacrificio, por el esfuerzo.
Gracias por luchar por la Democracia a pesar del riesgo.
Gracias a mujeres como tú, el mundo es un poco mejor.
Gracias por tu Humanidad.
Mi respeto y admiración.


Gracias, por tu lucha por Los Derechos Humanos y por la Justicia.
Gracias por seguir adelante a pesar de la intolerancia y la sinrazón, por seguir instruyendo a las mujeres que te rodean y prepararlas para un mundo mejor.
Gracias por ofrecernos esa poquita esperanza que el ser humano necesita para creer en la Humanidad.
Mi respeto y admiración.

No hay flores en el mundo que superen la belleza de vuestro amor.


Queralt Berga.

Los decentes...


Los decentes...

Hemos traspasado el límite de aguante. Ya basta. Rendíos de una vez por todas.
Las personas decentes no podemos seguir asumiendo tanta miseria humana. Recoged los bártulos y desapareced de nuestro presente para no romper más nuestro futuro, ya que el pasado es imposible repararlo. Colocad uno a uno todos vuestros intereses, enchufes, amiguitos del alma y demás perversidades, en un baúl muy grande, tanto, como para que quepa toda vuestra ruindad y echaos a la mar. Nadad, nadad muy adentro, no miréis para atrás. Todos juntos, en comandita, como una plaga bíblica. Alejaos de nosotros, dejadnos en paz para toda la eternidad. Buscad el perdón de vuestros pecados más allá del horizonte, donde se esconden los dioses que firman vuestra voluntad y, si no veis culpas que limpiar, entre tanta riqueza y esplendor, ojalá no tengáis una moneda para vuestro funeral.
A lo largo de estos años, lo hemos denunciado todo y se ha puesto en evidencia vuestro desmán. Pero seguís ahí. Hemos gritado con desespero e impotencia esperando con anhelo que todo fuera un sueño y cerramos los ojos cada noche con la esperanza de que, la mañana, nos traiga el fin de la pesadilla pero, al abrir los ojos, seguís ahí, agazapados, escondidos, camuflados, afilando las armas con las que masacrar a un pueblo que, harto ya de estar harto, os quiere olvidar. Sois una infección agarrada a los huesos que va quitando la vida despacio, sin pausa y sin compasión. Sois tóxicos, dañinos, esperpénticos, miserables, embusteros, hipócritas… no hay suficientes palabras inventadas para resumir lo que sois.
A los decentes nos avergüenza lo que hacéis y lo que representáis. Marchaos y olvidad el camino de vuelta. No os queremos aquí, porque una vida digna y sana es incompatible con vosotros.
La sangre de nuestros muertos, de nuestros héroes anónimos, de nuestros antepasados, nos empuja a luchar por la Justicia, al igual que hicieron ellos. No vais a poder pisotearnos de nuevo, miserables. Vuestro terrorismo y maldad, está llegando a su fin y, esta vez, será para siempre.
La vida que nos estáis diseñando, la que ya nos habéis impuesto, no es aceptable. No lo es y no lo será. La estafa monumental detrás de la cual os escondéis, no justifica el daño que nos estáis haciendo. Nada. Ni el dinero que queréis seguir robando, ni el poder, que os coloca como a simples yonquis. Sois una aberración. La parte nefasta de la sociedad y, hasta de la mismísima Humanidad. Comparable con los narcotraficantes, con los asesinos en serie, con los grupos terroristas.
Los decentes, queremos un país decente. Donde todos quepamos en Libertad, con Justicia social y en toda su diversidad. Las Leyes son del pueblo y para el pueblo, ¿quiénes creéis que sois, bastardos, para sentiros por encima de ella? ¿Cómo podéis respirar, miserables, mientras gobernáis a golpes de decreto, cambiando todo lo que no os conviene para tapar vuestras vergüenzas?
Los decentes, queremos un país decente. Donde quepan nuestros hijos, con sus ilusiones y sus sueños, con su futuro, con sus esperanzas en el porvenir y con sus necesidades elementales cubiertas. Un país, en el que los intereses generales de las personas y sus derechos, sean un lema, un objetivo, un honor, una responsabilidad.
Los decentes, queremos un país decente. En el que podamos sentirnos integrados con honradez y lealtad. Un país que progrese, que se haga grande. Un país en el que la educación sea un camino hacia el respeto mutuo y que la formación nos lleve a la excelencia.
Los decentes no queremos una rémora del pasado que chorrea sangre y muerte. No queremos herencias de dictadores, ni viejos usos y costumbres. Queremos abrir las puertas y las ventanas para que el mundo entre en nuestra sangre, de una vez por todas.
Los decentes, queremos que las momias se queden enterradas, que las personas aprendan a convivir en paz, aceptando los puntos básicos para una convivencia madura y responsable para ellos, y para los demás.
Los decentes, no queremos exclusión social, ni ídolos de barro. No queremos vivir en la mentira ni con hipocresía ni manipulaciones, no queremos ser súbditos de nadie, porque somos ciudadanos libres, con derecho a sentirnos así.
Dejadnos. Olvidadnos.
No os queremos cerca. No queremos veros, ni oleros, ni saber nada de vosotros.
Los decentes somos tan diferentes a vosotros, que somos capaces de perdonar, pero marchaos y no volved.

Queralt Berga.

sábado, 28 de junio de 2014

Mi preciosa Kay...

Kay empezando a disfrutar de una de sus siestas.
Cuando aún era jovencita.
Siempre le brilló mucho el pelo, olía muy bien y le gustaba dar muchos besitos...


Mi preciosa Kay ya no está... sólo el que haya pasado por algo así, sabrá lo que siento. Se estaba muriendo lentamente, de viejita... sufriendo... llevaba ya días sin querer comer ni beber, sin apenas moverse... no he tenido más remedio que dejar que se fuera... sin tiempo para aceptarlo.
Me duele mucho su pérdida, pero ella, ya no sufre.
Adiós, Kay bonita, gracias por tanto cariño, juegos y travesuras que nos has regalado.


Queralt Berga.

lunes, 16 de junio de 2014

La sensibilidad... ésa tonteria...


El peso me hunde, me ahoga, me desespera. El peso del dolor, de la crueldad, de la estupidez, del disparate.
No habrá esperanza para el mundo si el ser humano no empieza a promover la sensibilidad. No hay solución que no arranque de la bondad.
Muchos, a lo largo de los años, me han dicho que soy naïf. A modo de insulto, claro. Nunca me importó.
No soy de poner la otra mejilla, es cierto, pero creo que antes de llegar al bofetón, hay muchas maneras de relacionarse entre las personas. Se trata de fomentar el respeto, la empatía, la solidaridad. Hay que llegar al entendimiento, a la razón, a la sensatez. Porque no tenemos el monopolio de la verdad... y ahí lo aplico en primera persona pues, estas palabras, no son más que una reflexión que sale del compromiso con mi entorno.
Creo, firmemente, que la evolución del ser humano es la clave para avanzar en todos los sentidos. ¿De qué nos sirve la riqueza si no la distribuimos con justicia? ¿De qué sirve el descubrimiento de un medicamento si no se pone a disposición de la Humanidad? ¿Para qué se inventan las cosas, sean las que sean, si no es para hacer más amable la vida de la gente?
Estamos perdiendo el tiempo de nuestras vidas en cosas que ya nuestros antepasados, aprendieron que no merecen la pena.
¿No es más importante la felicidad de un niño, que toda la egolatría de los poderosos? ¿No es un grave error dejarse convencer de lo contrario? ¿No es responsabilidad nuestra, como individuos, saber qué es prioritario?
Estamos normalizando el horror del hambre, de las guerras, de la injusticia, como si fuera una factura que hemos de pagar para poder vivir en paz... ¿en paz? ¿Quién puede vivir en paz con el mundo que tenemos? ¿Alguien, de verdad, puede sentarse a disfrutar de un partido de fútbol por muy mundial que sea, sabiendo que justo al lado del famoso estadio, hay personas luchando por sobrevivir? ¿Cómo puede haber alguien que ignore Ucrania, Iraq, Afganistán, Siria, Grecia y las cientos de guerras que hay en el resto del mundo? ¿Cómo se puede desayunar tranquilamente, sabiendo que sólo el dolor y la miseria se ha globalizado?
Hasta hace poco, éramos muchos los que reivindicábamos de muchas maneras, el derecho a comer de los africanos, por poner un ejemplo, ¿y ahora? El hambre ha llegado a nuestras casas, a nuestras vidas. La injusticia social no es ya algo que pasa en otros países, lejanos y subdesarrollados. Está aquí, entre nosotros. Pero muchos miran para otro lado porque, mientras haya otros peor, ellos estarán a salvo. Sin embargo, no habrá nadie a salvo mientras nuestra sensibilidad no nos permita sentir el dolor ajeno y percibirlo como propio.
La vida, ésos días que se van sumando hasta conformar la historia personal de cada uno es, aunque no nos guste reconocerlo, algo efímero. Y sabemos que no nos llevaremos nada entre las manos cuando dejemos de respirar. Algo tan elemental debería hacernos reflexionar sobre nuestros actos, sobre nuestros sentimientos, proyectos y aspiraciones.
Hemos permitido, dejándonos convencer, que el valor del amor no sea el que mueva al mundo. Dejamos que nos engañen cuando se ríen de nosotros porque somos humanos, porque no queremos engañar a Hacienda, porque asumimos nuestros hechos y no mentimos. Nos quieren enviciados porque ellos son corruptos, para justificar la maldad, la avaricia, como si otro modo de vida no fuera posible.
Llega el verano, está a la vuelta de la esquina, y ya hay gente hablando de vacaciones. ¿Vacaciones de qué? ¿Del dolor, del hambre, de los suicidios, de los enfermos muertos por falta de asistencia médica? ¿Vacaciones de la vida, del mundo, de la tristeza, de la injusticia? ¿Vacaciones de nosotros mismos, que no podemos con ésta mierda que nos han montado? ¿Vacaciones de la Prima de Riesgo, que ya no sabemos ni por dónde anda? ¿Vacaciones de Bankia, que nos ofrece chorricientos millones para no sé cuántas cosas que podemos hacer, comprar o disfrutar? ¿Vacaciones de las concertinas, de los pinchos en los bancos para que pagues antes de sentarte? ¿Vacaciones de qué, de quién? ¿Vacaciones para los que no tienen trabajo, ni comida, ni ganas de vivir?
Voy a seguir emocionándome con un cuadro, con una flor, con unos ojos bonitos, con una palabra amable, con la solidaridad, con la justicia, con la bondad, con la esperanza. Seguiré soñando con un mundo mejor. No dejaré que me aparten de mi compromiso por conseguirlo, por poco que sea lo que pueda hacer. Aunque me llamen naïf o tonta del culo, que también los hay brutos... desgraciadamente.


Queralt Berga.

lunes, 26 de mayo de 2014

Hemos podido... FELICIDADES...


 Hemos podido... FELICIDADES...


Estoy muy contenta, sí. Y no quería acostarme sin decirlo aunque nadie me oiga... pero lo diré de todas formas, desde la soledad que compartimos mi ordenador y yo a estas horas en las que la gente normal, se envuelve en sus sueños o pesadillas.
Hemos ganado. Lo mires como lo mires, ése paso adelante del que hablaba ayer, lo hemos dado. Por fin buenas noticias y materializadas.
Al Psoe: Hace tres años ignorasteis la urgencia de limpiar la casa y reconducir el camino asumiendo errores y humildemente, apartar a viejas glorias que han perdido el rumbo. No lo hicísteis así que, espero que sepáis ver la nueva oportunidad que tenéis por delante.
A IU: Ganáis porque el contrincante es malo. Y siento mucho decirlo, me duele hacerlo, pero Extremadura, por ejemplo, pesará mucho y durante mucho tiempo. Ojalá podáis sacudiros todo lo que os es ajeno.
A ERC: Espero, sinceramente, que sepáis usar la fuerza que habéis obtenido y que el seny, vuelva a Catalunya.
A UPyD: Me sorprende que un millón de personas os hayan votado pero claro, al PP les han votado más... no espero nada de vosotros. No me gustáis.
A CEU, EPDD, LPD, y Primavera Europea: Felicitaros y desearos que os hagáis fuertes.
A C's: No me gustáis, aún menos que vuestra semilla y orígen.
Al PP: ¡¡JODEROS!! El que siembra, recoge.
A PODEMOS: Enhorabuena. Sois un golpe de aire fresco. Sois una fuerza imparable. Espero que no decepcionéis a quienes han puesto su esperanza en vosotros. Pero tengo una queja: ¿por qué la foto de Pablo Iglesias en las papeletas? Entiendo que habrá sido para que la gente no se perdiera pues, aunque en poco tiempo habéis hecho mucho, sin duda habrá quien os haya descubierto en los resultados. Pero no me ha gustado.
Finalmente, felicitarnos todos, porque la abstención ha bajado aunque no mucho y porque, es evidente, hemos empezado una nueva andadura y disfrutamos de una ligera brisa que aparta las nubes para dejar que brille el sol de la Justicia y la Libertad.
Ahora, hay que seguir luchando, empujando y gritando más que antes. Porque hemos visto que se puede y debemos hacerlo.
No nos van a destruir, aunque algunos se hayan quedado en el camino así que, por ellos, y por todos los que lucharon y dieron su vida por un mundo mejor, hagamos que éstas elecciones sean el preludio de una derrota definitiva, del franquismo.

Queralt Berga.

miércoles, 21 de mayo de 2014

La mirada ajena... Elena Pita.




 Berga.

 Los vasallajes de Berga



Una vez leída la aportación de Elena Pita, publico mi respuesta.
Ya haré todo lo posible para que le llegue, pues donde ella ha lo ha publicado no hay opción para comentar.

 La mirada ajena 

Elena Pita. Periodista. Al parecer viajera. Entrevistadora. Tiene sus opiniones, como todo el mundo. Gallega de A Coruña. De un pueblo que dice no ser el suyo. Yo sí soy de mi pueblo y lo publico a los cuatro vientos. Mi lugar de nacimiento, mi pedacito de tierra a la que amo y añoro cada día. Es una ciudad, la ciudad de Berga.
Señora Pita, no sé a qué lugar del Universo infinito fue usted a recalar con tanta hambre junto a su amiga de Sant Llorenç de Morunys pero desde luego, a mi ciudad, usted no ha ido. Puede que estuviera usted algo perdida: “…mi mirada ajena no llegaba a entender la idiosincrasia del lugar.”, pues cuando uno se siente ajeno, puede haber llegado al mismísimo Tirol y no darse cuenta. No se lo reprocho, usted puede ir a donde quiera.
A la entrada de Berga puede usted encontrar muchas cosas: un camping, un resort, piscinas, árboles, muchos coches, muchas tiendas. Si entra usted desde el Passeig de la Pau, porque se puede acceder también a la ciudad viniendo de Avià, La Espunyola… y si accede usted por esta otra parte se encontrará con el Polígono Industrial la Valldan, el antiguo cuartel de la Guardia Civil y que si no me han engañado lo van a convertir en un Hotel Escuela, jardines, más coches, muchas casas, muchos pisos. Se encontrará usted en cualquier rincón, en cualquier calle, plaza o callejón porque la ciudad es muy antigua, a mucha gente. Muchos bergadanes y bergadanas que le aseguro, gustan de pasear y hablar con sus vecinos y amigos y se encontrará, además, con muchas personas de muchas razas y muchos colores de piel, distintos idiomas y mucho civismo.  Incluso, existe una larga tradición de excursionismo, escalada, y múltiples asociaciones de montañismo y de mil cosas más, que la abrumarían. En resumen, somos seres socializados desde hace ya bastantes siglos y le aseguro que, hasta donde yo sé, fantasmas no hemos visto ninguno porque, los de carne y hueso no cuentan, ¿no?
Usted contempló asombrada un cartel anunciando: “Municipi per a la independència” a la entrada de Berga, y andaba usted en un “… ay, imaginando…” algunas cosas… pues bien, no hacía falta que las imaginara pues, de todos es sabido que la Comarca del Berguedà , cuya capital es mi ciudad, fue y sigue siendo la cuna de separatistas que tanto asusta a la España nacionalista y católica que enarbola la bandera de la intolerancia. Somos, los bergadanes y bergadanas, ésos seres de piel roja y cuernos, que emanan olor a azufre y que se empeñan, cada día al levantarse, en contrariar al resto de esa España amable y empática, así como usted por cierto, que tan bien se comporta con Catalunya. Supongo, que siendo usted una persona muy preparada, no necesitará que yo le documente éste punto. Sin embargo, es en mi ciudad donde se hacen jornadas de acercamiento al Islam, por ejemplo, ¿se imagina algo parecido en otro lugar?
Sí, las esteladas proliferan por mi ciudad, siempre lo han hecho y, cuando llega ése día tan esperado, ése del que hablamos “… con prurito…”  y que es toda una semana, que se llama La Patum de Berga y que ha sido declarada patrimonio cultural inmaterial por la Unesco, como muy bien nos recuerda usted, se grita y se reivindica la independencia. ¿Y…? Ya lo hemos dicho: usted y yo. ¿Y ahora, qué? ¿Sacamos el tridente? Nosotros, digo, no usted, claro. ¿Tiene usted derecho a pensar, opinar, sentir y anhelar lo que le plazca? ¿Es usted libre para hacerlo? Los demás también. Y no somos peores que usted, se lo aseguro.
No soy independentista, lo confieso, pero respeto el sentimiento de las personas que sí lo son. Porque, mire usted, el respeto y la empatía, son imprescindibles para convivir de forma ejemplar. El desprecio, no es buena opción. Tampoco tendré que documentarle éste punto, ¿verdad?
Habla usted de restaurantes que no tienen comida, otros que no quieren atenderla por “¿quinina?”, pizzerías que no parecen pizzerías… Habla de pastelerías, muchas pastelerías y supone usted que nos faltan endorfinas… en fin, señora, no podríamos soportar tanto dolor provocado y tanta negatividad ajena si nuestro cerebro no nos abasteciera con una buena producción de ellas.
Le tengo que dar la razón en una cosa y es que la mal llamada crisis pues no es más que una estafa monumental, también ha llegado a Berga, como no podía ser de otra forma. Lamentablemente.
Me hubiera gustado dar más respuestas a todo lo que nos expone pero sinceramente, su relato me parece algo confuso, quizás porque no entiendo el gallego, en todo caso, culpa mía, por supuesto. Sin embargo, le diré que, si finalmente visita usted mi ciudad, la ciudad de Berga, bonita donde las haya, con mucha historia y mucha tradición, con gente ilustrada, con secretarias y contables, con dependientas, con directores de banco, con buena gente y trabajadores hasta la exageración, con hombres y mujeres de campo que aran y cosechan, inventan artilugios para regar, que cuidan de sus animales y que en sus ratos libres leen o cantan en el coro, o tocan un instrumento con una sensibilidad que contrasta con los callos de sus dedos; si va usted, repito, por fin a mi ciudad, no tenga usted más miedo que en otro sitio a que: “¿Y si me asaltaran aquí mismo por no ser nacionalista?”, ni sufra por tener más o menos: “¿Tengo pinta de española?” porque ésos miedos y sensaciones son suyas, señora, no nos culpe de ello, que ya tenemos bastante con intentar no perder el seny entre tanta estupidez y mentes cerradas.
Y acabo, para no cansarla, con sus propias palabras, una de ellas bien escrita y la última frase en catalán, como corresponde:

"Berga es bonito", proclaman los bergadanes, soñando a gritos un cambio, declaración unilateral: "Municipi per a la independència".


Queralt Berga.

sábado, 22 de marzo de 2014

Mañana...

Mañana...




(22 de marzo de 2014 a la(s) 4:00)

Mañana sólo es un día más en nuestras vidas, lo sé. Habrá nacimientos que cambiarán el rumbo del mundo allá en el futuro y también pérdidas dolorosas que nos harán olvidar el sufrimiento de aquellos cuyo dolor, viene de lejos.
Mañana sólo es un día más, pero mañana, nadie podrá evitar la explosión de dignidad en las calles de Madrid. Los pies cansados, heridos, podrán con las espaldas llenas de ansia de justicia por los hijos sin futuro, por los abuelos sin ayudas, por el trabajo robado, por la salud mal gestionada, por los hogares desahuciados, por los niños desnutridos, por la educación manipulada.
Miles y miles de seres humanos han hecho un viaje duro, obligado, comprometido y muchos miles les estábamos esperando. Al fin están aquí, a medio comer, a medio dormir, pero respirando muy hondo y con mucha fuerza, porque no hay opción al desaliento y, sobre todo, no hay opción a la derrota.
Mañana, amanecerá como todos los días, menos para los que ya no están o no pueden venir por las crueldades institucionales. Ellos no podrán ver las columnas de seres humanos dignos donde los haya, entrando a un Madrid siempre hospitalario y cercano; no podrán sentir la respiración de sus cuerpos agotados ni podrán tampoco, sentir el orgullo de la clase trabajadora colocando a la oligarquía contra una pared que, metafóricamente, se convertirá en un paredón donde ajusticiar la maldad, la crueldad, la mentira, la corrupción, y todos los intereses creados que han generado a su imagen y semejanza.
Mañana, muchos llorarán de emoción, otros gritarán sus consignas, la mayoría sufrirá y pasará hambre o frío o calor pero todos estaremos allí, hombro con hombro. Porque tenemos un Gobierno que miente, manipula, engaña, omite, vende, regala, negocia con nuestro futuro y el de nuestros hijos, oprime, reprime, deroga leyes y decreta injusticia, malversa, expropia, mata, ignora, desprecia, abusa, ningunea y demoniza, hostiga, persigue, espía, defiende a los ladrones y favorece a los ricos, humillan, roban, evaden…
Las llamamos “Las Marchas de la Dignidad” pero en realidad son la diáspora de la desesperación.
Mañana también, quedará muy patente lo huérfanos que estamos. Porque nos faltan, una oposición con las manos limpias y con proyectos, las luchas sindicales, las huelgas generales, los discursos valientes, la postura digna y generalizada de los jueces en nombre de la Justicia, una prensa comprometida con la lucha social, la fuerza de los pequeños y medianos empresarios… pero venceremos.
Mañana, además, será un bonito homenaje para los que lucharon por un mundo justo, mucho antes que nosotros.
Mañana será un gran día y, como todo empezará mañana, aquí dejo unas ideas* para después, para cuando ya no sea mañana pero la lucha deba continuar porque, no olvidemos, que si no cuidamos de nuestra Democracia, nos la arrebatarán o, como hacen los de ahora tan orgullosos de su herencia franquista, lo intentarán…


*IDEAS para después de mañana…

(Extraídas de un comentario en el muro de Lola Tiger)

¿Por qué no nos manifestamos contra los sindicatos pidiendo una huelga general indefinida?
¿Por qué no utilizar ese gran poder de convocatoria para manifestarnos en el cuartel general de la policía para pedir detenciones y apelar a su patriotismo para que se den la vuelta?
¿Por qué no manifestarnos delante de los juzgados para pedir a los jueces que empiecen a hacer valer la constitución y a exigirles que se planten hasta que no haya leyes que impidan a un partido hacer lo contrario de lo que promete?

Gracias Maik Espacio-Tiempo, por sugerirlas.


Queralt Berga.

Sobre las autorías:

La mayoría de las fotos que ilustran este blog las he recogido en la red y son anónimas pero, si alguien se siente vulnerado en la autoría de alguna de ellas, no tiene más que decirlo y serán suprimidas o, se hará constar el nombre de su autor.

Mi Kay, mi perrita...

Mi Kay, mi perrita...