lunes, 1 de noviembre de 2010

No es que no quiera...


No es que no quiera, es que no puedo...
No es que te odie, es que me has agotado...
No, no es que me arrepienta, es que ya hemos cambiado...
No puedo olvidar lo pronunciado, porque nació de los brazos entrelazados...
Siempre estarán en deuda tus manos con mis manos...
Siempre, lloraran mis penas por los sueños que hemos roto...
Arrastramos el paso cuando andamos uno junto al otro...
Tus alas y mis alas revientan por volar...
Tú, callas... pero yo no olvido...
Yo no hablo, al ver cómo renuncias...
No, no es que no quiera, es que ya te he olvidado...

Queralt.

5 comentarios:

Martona dijo...

Si pudieramos no sacrificar nuestros propios espacios que son la magia del espacio compartido.

Si pudieramos no intentar cambiar aquellas cosas que son las que hacen que nos acerquemos.

Si pudieramos dejar de controlar lo que "nos amenaza" en pos de falsos "ajustes".

Si pudieramos no desdibujar lo más rico que vive en nosotros para vivir con otro.

Si para vivir con otro no hubiera que desdibujar lo más rico que vive en él...

Si pudieramos comprendernos desde la piel sin dejar de ser piel.

Si pudieramos dejarnos brillar sin hacernos sombra.

Si pudiera ser yo simplemente queriendo estar contigo.

Si supieramos aceptar el desafío de amarnos y respetarnos libremente tal vez sería hermoso vivir en pareja.

(Cecilia Spangelberg)

Hola cereza, me apetecía dejartela aqui, no sé si es oportuna y va bien encaminada, pero la encuentro imprescindible para abrir ese inmenso abanico de posibilidades que existen entre dos personas.

Soy de las que pienso que hay etapas en la vida en las que no hay que insistir permanecer en ella mas allá de tiempos innecesarios.

Lo compartido pasa factura y podemos pasarnos eternidades "revolcándonos" en los "por qué" y en darles mil y una vueltas tratando de entender el desenlace de las cosas...

Pero mi experiencia me dice que el tiempo no sirve mas que para desprendernos de realidades que quizás nunca lo fueron tanto,ayudando a descubrir nuestros limites y admitirlos.

Sabes? Todo es importante,nada imprescindible, lo aprendí con el tiempo,me lo puntualizo la vida y mi piel guarda la memoria...

Ni por costumbre ni por necesidad...

Porque como dijo Coelho ..." Aquí y ahora es tu vida,no pierdas el tiempo"

Petonet bonica i obre les finestres que entri el sol.

Felipe dijo...

Es imposible que el olvido llegue tan pronto.

Se olvida no cuando se quiere sino cuando las heridas cicatrizan.

Saludos

Rafael Fernando Navarro dijo...

Asomarse a la vida es también asomarse a la tristeza. Y uno a veces no sabe qué hacer con ella. Hay que amarla, re-crearla para hacerla belleza. Nunca se separan dos amores. Sioempre se separan dos tristezas. Se siguen compartiendo las espaldas porque también las espaldas son bellas. Un beso, Queralt y muchos Rafael

Mª Dolores Amorós dijo...

Son unas preciosas palabras las que acabo de leer, Queralt.
He experimentado personalmente lo que ellas explicitan. Y, sí, es doloroso, pero, cuando se llega a tal situación, la mejor solución siempre es la valentía.

Cuesta, pero luego te sientes mejor.

Un beso.

Josu Sein dijo...

¿En serio consigues olvidar? Qué suerte... Yo no sustituyo, yo acumulo... Aunque no sé, sin mis recuerdos yo no sería yo

Sobre las autorías:

La mayoría de las fotos que ilustran este blog las he recogido en la red y son anónimas pero, si alguien se siente vulnerado en la autoría de alguna de ellas, no tiene más que decirlo y serán suprimidas o, se hará constar el nombre de su autor.

Mi Kay, mi perrita...

Mi Kay, mi perrita...