jueves, 5 de enero de 2012

No quería, pero aquí está mi carta...

En todos los años que llevo viviendo en éste lugar, no he pasado más de dos o tres Noches de Reyes aquí... la primera que recuerdo, no fue nada especial pero hoy, ha sido casi revelador...
¡Qué ternura!
Y encima, he vuelto a casa con caramelos en el bolsillo.
He visto las miradas atónitas por la sorpresa...
He visto, el miedo ante lo inesperado y desconocido...
He podido disfrutar de la ilusión de los niños que me rodeaban...
No estaba allí con la intención de ver la cabalgata pero, como no podíamos seguir nuestro camino, hemos esperado pacientemente a que pasaran los Reyes Magos y así, tener vía libre hacia nuestro destino.
Ha sido grato y sobre todo, delicioso, si se puede decir así, compartir con tanta gente el evento mágico anual. Ya estoy lejos de ese entorno infantil de las ilusiones y de los camellos sedientos; hace tiempo que no tenemos ocasión de contribuir al "gran engaño" (para mí, descubrir que los Reyes Magos eran los padres, fue un trauma).
Ésta noche, he recuperado la alegría por la magia y lo fantástico.

Mientras miraba a los niños agarrados a los cuellos de sus papás y a los papás sonriendo como si fueran niños, me puse a pensar en lo importante que es, tener esperanza:
Tener esperanza en encontrar un trabajo.
Tener esperanza en la Justicia.
Tener esperanza en poder dar de comer debidamente a nuestros hijos.
Tener esperanza en las personas que mueven el mundo.
Tener esperanza en encontrar una solución para nuestras penas.
Tener esperanza en conseguir alivio a nuestro dolor.
Tener esperanza...
La magia está en el corazón de esos padres que alientan los sueños y la fantasía en sus hijos. A pesar de haber comprado el juguete en el "chino" de la esquina. A pesar de las dudas y de la angustia por un fututo incierto.

Lo fantástico está, ni más ni menos, en la capacidad que tiene el ser humano en adaptarse y sobrevivir a la desdicha, a la injusticia, al dolor, a la enfermedad... a la crueldad de ver cómo otros Reyes Magos más ricos, van a casas donde se vive mejor.


En una noche como la de hoy, repleta de ésos sueños e ilusiones infantiles que no truncamos a pesar de que el mundo es una parcela llena de mugre y obscenidades, quiero dejar a mi corazón que sienta libremente sin el corsé de la sucia realidad.

A pesar del hambre, la miseria, la enfermedad, la soledad, el miedo al futuro y, sobre todo, a la incertidumbre de la propia vida, pienso que es nuestra obligación transmitir fantasía, ilusión, magia y alegria a todos los niños del mundo, dejando a un lado las religiones y los dogmas... para que crean en la Humanidad, para que crean en sí mismos, para que puedan enfrentarse al mundo hostil que hemos hecho y que tendrán que heredar.
Me voy a ir a la cama pronto y cerraré mucho los ojos para dormirme enseguida pues, ya sabemos, que si te ven despierta, los Reyes se van a otra casa sin dejarte los regalos que has pedido... y la verdad, he pedido tantos, que no quisiera quedarme sin ellos:

Trabajo para todo el que lo necesita.
Cariño para los ancianos, los niños y los enfermos, pero también profesionalidad para atenderlos y responsabilidad.
Medicinas para curar los cuerpos.
Ternura para sanar el alma.
Comida para el hambriento.

Casa digna para el que no la tiene.
Agua para el que carece de ella.
Políticos dignos y honestos que sepan y quieran distribuirlo.
Que la alegria llene los corazones de las personas al menos, una hora al día.
Que el que quiera dejar de fumar, tenga fuerza para hacerlo.
Que la Verdad siempre prevalezca.

Que las guerras sean de espuma, en verano y al aire libre.
Que el odio se convierta en mazapán, en peladillas o, en un bocata de calamares.
Que la envidia se transforme en energía constructiva y ayude al que la sufre, a competir limpiamente.

Que pintemos de colores todas las ilusiones y, como si de brillantes y relucientes globos se tratara, las soltemos hacia el cielo, para que vuelen y suban... suban... buscando la forma de hacerse realidad.


Queralt.

4 comentarios:

Mayson dijo...

No pides tú ni na!
Para hacer más fuerza, apoyo todas tus propuestas.
Un fuerte abrazo.

Mayson dijo...

Hola, Queralt.
Ayer te dejé un comentario. Mira a ver si está en la bandeja de spam.

Apoyo, totalmente, tu propuesta para los más desfavorecidos.

Un abrazo.

Auxi González dijo...

Que preciosa entrada, Queralt querida! Yo este año he acompañado a mis sobrinas a ver a la cabalgata después de varios años, por lo que puedo comprender perfectamente tus palabras y comulgar con la ilusión reencontrada. Gracias por ponerles voz y compartirte. Besos grandes.

Arnau dijo...

Por favor, Queralt, el odio en peladillas vale, pero en bocata de calamares ni hablar, por Dios! Bueno, si el pan es untado con tomate podríamos hablar.

Sobre las autorías:

La mayoría de las fotos que ilustran este blog las he recogido en la red y son anónimas pero, si alguien se siente vulnerado en la autoría de alguna de ellas, no tiene más que decirlo y serán suprimidas o, se hará constar el nombre de su autor.

Mi Kay, mi perrita...

Mi Kay, mi perrita...